El abuelo dio trabajo a su bella nieta, pero para que valores mucho más el dinero y el esfuerzo le dio un trabajo de limpieza para que entienda mejor lo que vale el dinero. Pero la nieta no está para esas cosas, pues ella sabe que tiene el cuerpo perfecto para llegar muy lejos. Aquel día en la oficina la nieta seducirá a su abuelo haciendo que el abuelo le mira su contorneado culito y se le puso tan duro la polla que la nieta lo noto. La zorra nieta se acerco y se saco la blusa dejando ver esas bellas tetas naturales donde el abuelo le chupe el pezón. Con esa la nieta ya está muy caliente y se sentó con las piernas abiertas para que el abuelo se dé un festín con su coño mojado y tierno. Desde ese día la nieta dejo la limpieza y ahora es la mano derecha de su abuelo.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*