Nieta llega a casa de su abuelo un  viejo renegón que por todo  siempre está molesto. Esa mañana la nieta se va a dar de comer a los peces y el abuelo le grita y recrimina que no debe hacer eso y para eso hay un letrero que dice no dar de comer a los peces. La nieta sabe que su abuelo para así porque hace tiempo no tiene sexo y ella domara esa bestia. La nieta una guarrilla hermosa calmara a su abuelo dándole una buena chupada de polla y haciendo que le meta toda la polla en su coño y culo. El abuelo hace tiempo que no follaba y probaba una concha tan dulce.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*