Madre rubia y tetona tiene un gran problema con el alcohol en donde ella le gusta tomar mucho licor. Acá la vemos muy borracha y metiéndose el mango del abre latas, que tal cerda para llegar a este extremo.  En eso su hijo llega y mira a su madre borracha masturbándose, en donde al verla desnuda con esas tetazas y ese coño bien mojado deseando una verga, el hijo le meto dedo al coño de su madre y lo siente caliente y mojado. La madre le arrodilla y se mete toda la polla dándole una buena chupada de pinga, en donde ella le pedía que saque toda su leche en toda su boca para comérselo.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*