Esta historia los pondrá muy cachondos al límite de quererse hacer una pajilla, pues quien no ha tenido una tía sumamente hermosa tetona y con un buen culo, ardiente y que a los ojos resalta el querer follar con quien sea. Pues estamos hablando de esta mujer que no le intereso follarse a su sobrino, el cual pasaba un fin de semana en su casa de playa. El había asistido a mi casa con su novia, la cual era deshinbida como yo, mientras ella tomaba el sol yo me lo follaba en la recamara. Luego de hacerle un buen pete lo monte y unos cuantos minutos bastaron para sacarle la leche de los huevos. Pero para mi sorpresa el estaba totalmente reincorporado luego de un minuto y me sometió a mí, esta vez fui yo la sumisa. Mientras él me follaba la perra de su novia se acerco y empezó a lamerle los huevos, fue algo que no estaba escrito en mi libro de sexo pero que valió muy bien la pena experimentar con ellos.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

1 Comment