Carmen es tan bella por decirlo en pocas palabras que cada vez que me ha pedido algo yo siempre la he complacido no habría motivos por el cual no debería, por eso cuando en una noche de después de haber cenado ella me conto que quería terminar la noche cumpliendo una de sus fantasías. Es por eso que puse mucha atención no me pareció mal cuando me dijo que quería chuparme la polla, así que nos pusimos cariñosos y empezamos, la verdad mi madrastra me excita mucho ella sabe cómo ponerme la polla tan dura pero yo no sabía que al cumplir su fantasía yo iba a terminar más excitado que ella que me corri en su boca y todo eso quedo grabado.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*