La primera vez que descubrí a mi hija masturbándose en el sanitario con su cepillo de dientes quede muy excitado y más porque no le dije nada en ese momento solo me fui a mi recamara y me masturbe para controlar mis instintos pensando en el chochó de mi hija. Más adelante volví a sorprenderla pero esta vez ella si estaba enterada de mi descubrimiento, la hallé en el sofá de la sala metiéndose el control remoto envuelto en un condón. Le increpe pero luego de sus disculpas nuevamente me controle y no dije más. Pero en vista de todos estos sucesos, tome la decisión de comprarle un juguete a mi hija, soy su padre y quizás debía ayudarla en esa obsesiona sí que ella muy gustosa recibió mi regalo pero me pidió usarlo conmigo, yo estaba más excitado que nunca así que no dude y nos fuimos a la cama y ahí le di su primer doble penetración mientras metía mi polla fecha por su coño el ojete le quedaba muy abierto porque ahí entraba y salía ese consolador enorme que le había regalado. Quedó fascinada con mi obsequio,  muy contenta. Y yo muy feliz de haber complacido a mi hija.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*