Cuando mi hijo empezó a volverse adolescente sentí la curiosidad de querer saber mas sobre el, y me precisamente pensaba en su vida mas personal como la sexual, siempre le hablaba sobre sexualidad y sobre sexo porque a su edad sabia que era bueno hacerlo, pero un día el me dijo que no sabia como ponerse el condón y yo como madre le dije que le mostraría, me moje al momento en que vi a mi hijo con los pantalones abajo pues el no se había dejado ver durante varios años y me había ocultado algo muy grande. Mi hijo tenia una polla muy generosa, larga y gruesa como su padre que nos abandonó. No pude disimular y le dije que yo lo amaba como hijo y como madre le empece a besar la polla se la puse dura y le dije que su deber era amarme, mi hijo me penetro tan fuerte que lance alaridos como cuando era un guarrilla joven. Me hizo delirar de placer y se corrió de placer sobre mi culo.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*