Después de mucho tiempo el hijo regresa a casa, pues ella extrañaba mucho a su hijo que se fue lejos a estudiar. La madre le prepara el desayuno para darle un cálida bienvenida pero lo que el hijo deseaba era más que el desayuno y la madre también lo sabe. El hijo se hecho en la cama y la madre le bajo el cierre el pantalón para buscar esa polla no tan gruesa pero muy dulce donde la madre lo saborea con mucha pasión. Qué buena follada de madre que extrañaba la polla de su hijo.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*