Hermosa hija teen de 18 le gusta dormir hasta tarde, ese día el padre entra a la habitación de su hija para despertarla y se le ocurre una idea y es hacer ejercicios para que su hija no duerma tanto y tenga mas animo. La hija acepta hacer ejercicios junto con su padre, pero en eso su padre le pone en una posición muy difícil a su hija en donde el padre tiene el coño rosado de su hija ante sus ojos y no aguanta la tentación y comienza a tocarlo, para después meter su lengua hasta el fondo de ese coño rosadito. La hija se excito y le dio una deliciosa chupada de pinga para después follar ese lindo coñito mojado. Ahora la hija se levanta todas las mañanas muy temprano esperando la verga de su padre.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*