Muchas veces no imaginamos cuan cerca podemos estar de una familia incestuosa, mantener y ser parte de una familia así requiere de muchos sacrificios y esfuerzos también, no es algo sencillo como simplemente follarte a tu madre o a tu hermana, esto requiere quizás un poco más de discreción pues en el mundo actual con todas estas reglas de la sociedad es muy fácil ser discriminado y aislado y poco probable que luego que se sepa tu vida enferma los demás miembros de la sociedad sean familiares o amigos deseen mantener una relación de amistad contigo, Pero tranquilo, para todo hay solución, y te lo digo yo que tengo una relación con mi madre sin que nadie lo sepa y pase por los mismo complejos pero ahora me siento muy bien de follar cada vez que puedo con la mujer que me dio la vida. Entiendo tu temor y cohibición sobre los problemas que te traerá querer experimentar, pero te aseguro que nada se compara en mi caso con el placer de sentir como mi madre me hace una buena mamada mientras pronuncia que soy su hijo y está orgullosa de haberme dado una polla grande y gruesa. La complazco mucho primero haciéndole una buena paja mientras siento como se humedece para luego follármela como si fuese cualquier zorra. Este placer carnal que descubrí al lado de mi madre no tiene igual y si estas por desistir en tu decisión de dejar de pensar en incesto yo te diría que no te rindas y experimentes ingresar a esta vida de lujuria y placer.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*