Tener una hija rebelde la costó caro al padre porque su hija salió embarazada y no sabe de quién es, ya que ella le gusta andar con chicos motociclistas y en cada fiesta se armaba tremenda orgia. Ahora ella está en la casa de su padre con su enorme barriga y ella para quedarse le da placer sexual a su puto padre que accede todos los días. Follar a su puta hija es algo nuevo para el pero ella le dice que es su putilla y con esa barriga se mueve bien y le saca toda la leche.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*