Enormes tetazas de mi tia viene de familia. Cierto día me encontraba con mi tía preparando la masa para el restaurant de mi tío donde vendían pizza y otras pastas y habíamos tomado una par de copas de vino mientras empezaba nuestra faena diaria como siempre, pero esa mañana todo fue diferente, empezamos a hablar primero de los ex novios que habíamos tenido y luego nuestra conversación se puso más cachonda cuando hablamos de las cosas que nos gustaba en la intimidad y así los temas fueron calentando el horno para lo que se venía. Llego la parte donde nos empezamos a hacer preguntas sobre las conductas sexuales que teníamos y descubrimos que además de tener los pechos enormemente iguales también compartíamos la conducta de tener un lado lésbico y que mejor que compartirlo en la intimidad de solo ser nosotras. Fue delicioso tomar las tetas de mi tía y ella las mías, nunca nadie me tomo con tal placer y sobre todo me gusto jugar con la masa y rozar la punta de nuestros pezones.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*