Soy una mujer madura con 4 hijos y separada de mi segundo matrimonio, a pesar de la edad que tengo siento aun que tengo por vivir muchas cosas y mucho más que experimentar en cuanto el placer sexual. Mi hijo quien ya se había dado cuenta de mis inclinaciones incestuosas seria mi primera víctima sexual, mi placer a mi edad estaba escaseando pero a la vez era muy fuerte y mi hijo obtuvo el jugo de toda aquella época. Estaba en mi casa y sabia que él estaba a solas en su cuarto, previos coqueteos que había tenido con él, me anime a ingresar y así se dio todo. Fui de frente a tomar esa polla gorda y dura y metérmela a la boca, me sentía como una adolescente. Follamos por aproximadamente unos cuarenta minutos, todo el tiempo sentí como esa polla joven me ponía al límite y gozaba con cada arremetida suya. Esa tarde mi hijo probo lo delicioso que es follarse a una mujer madura y sobre todo a su madre.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*