</>Embeb

Cada noche cuando el hijo se duerme, la madrastra entra a la habitación para chupar la polla a su hijastro. Este chaval nunca pensó que su mama fuera tan puta y su padre se caso nuevamente porque ese culazo y esas enormes tetazas lo impacto, pero ella es golosa de pinga y una sola no le basta por eso busca siempre la pinga de su hijo para darle una buena mamada y sacarle toda la leche.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*