Un padre o mejor dicho el padrastro de esta bella jovencita, se ha vuelto un problema para el. Todos los días al ver tan hermosa jovencita con unas tetas divinas y ese culito riquísimo, en donde el padre todos los días la espía y ella lo sabe. Esa mañana ella se puso un lindo bikini y se fueron de paseo donde el padrastro lo paso de maravilla con su nueva hija, pero lo mejor vino después donde la hija al darse cuenta que su padre la espía, le jalo y le dio lo que tanto desea y es tener su delicioso coñito dulce, el padre se trago todo ese coñito con su boca y polla.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*