Hermosa hija colegiala se va a estudiar y va a la habitación de su hija a despedirse, pues su padre está deprimido porque lo despidieron del trabajo. La hija al verlo tan deprimido deja los libros, pues ella tiene la solución para que su padre ya no esté triste, ella pasa suavemente sus manos por la polla de su padre haciendo que se le ponga dura, para después darle una buena mamada de polla. El padre se olvido de la tristeza y se follo a su hija colegiala dándole duro ese coño tierno.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*