Tener una hija loca en casa es todo un problema para este hombre maduro, pues cuando ella desea sexo nadie lo para, como en esta ocasión que en la media noche mientras su padre duerme la hija zorra entra a la habitación de su padre y silenciosamente comienza a chupar la polla a su padre, en eso el padre se levanta y deja que su hija le siga haciendo sexo oral. Esa noche la hija obtuvo lo que deseo y es tener semen en su boca y quedar completamente satisfecha para irse a dormir tranquilamente.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*