Toda mujer pasa por ciclos sexuales en la vida y yo no iba a ser la excepción. Mi marido hace mucho tiempo ya no interesaba en mí, el problema no era yo sino el, ya estaba con sus años encima no era el joven que me hacia el amor 3 veces al día, todo esto se marchito y bueno pasamos a ser una pareja más reservada pero yo aún necesitaba en mi interior el calor de un hombre que me metiera hasta los huevos pero tendría que buscar a un hombre de mi edad pero eso a estas alturas iba a ser muy difícil. Para remediar todo esto tenia a mis nietos,  mi nieto un muchacho alto vigoroso y fornido justo lo que yo necesitaba para calmar mi sed de ansias. Felizmente él me había puesto en su mira, yo lo había provocado lo suficiente y luego de tomar el baño el me esperaba dispuesto a brindarme esa polla larga y gruesa que tiene. Me llevo a la cama y me hizo mujer tantas veces como pudo todo estaría bien sino fuese porque mi pobre hija llegó antes de tiempo a la casa y nos encentro desnudos, pues mi hija le dio tremenda paliza a mi nieta pero la follada no nos quita nadie

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*