Sabia que la debilidad de mi sobrina era el sexo oral, ella estaba fascinada con esto tanto de dar como de recibir sexo oral, había visto sus conversaciones por chat y me di cuenta perfectamente que necesitaba algunas palabras sutiles y un momento preciso para poder follarme a la cerda de mi sobrina. No sé como pero logre convencerla y meterla a al cuarto de mi casa y luego de unas cuantas palabritas tenia a la cerda de mi sobrina patas arriba mientas gritaba stop cada vez que yo pasaba mi lengua por su clítoris y la hacía delirar. Todo ese momento no terminaría ahí sino que luego de haber succionado todos sus jugos vaginales me la montaría como no se lo imagino alguna vez en su vida, luego de haberla puesto cachonda, mi sobrina sabía perfectamente que  hacer y cómo hacer, era una experta follando y yo había despertado la zorra que llevaba en su interior. Aquella sesión incestuosa termino mejor de lo que empezó pues ella termino por tomarse toda mi lefa y quedamos en que a partir de ese momento yo iba a calmar sus ansias sexuales.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*