Una noche como cualquiera madre e hijo cometieron una locura pero al día siguiente desearon olvidar, pues la madre esta arrepentida pero digamos a medias porque esa mañana la madre cayo otra vez ante la tentación de su hijo y por tanto terminaron otra vez follando, además la madre se siente bien y el hijo cabron por lo tanto se da unas buenas folladas cada noche.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*