Sabia que mi madre estaba pasando por una crisis hormonal porque ya estaba en la edad de la menopausia y sus bochornos constantes me preocupaban mucho, además nosotros habíamos perdido hace 5 años a mi padre, por lo tanto ella era una mujer de casa que no volvería a estar con otro hombre que no fuera su marido. Recuerdo que mi madre por las mañana ingresaba a mi cuarto a limpiar y recoger la ropa sucia y es cuando me propuse ayudarla un poco en cuanto a desfogar su calentura interna, algunas veces dormía en pantalones cortos y otras tantas totalmente desnudo y es así como un día mi madre ya no aguanto las ganas y me despertó con una de las mejores mamadas que me puede haber hecho una mujer, desde entonces ella casi interfirió calma su sed de sexo de esa manera satisfaciendo su placer y al mismo tiempo sacando la leche de su hijo por las mañanas.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*