Una noche una madre se queda estupefacta al ver como su esposo esta cogiéndose a su propia hija y ella feliz como su padre le come el coño volteada de cabeza, pues la madre solo le queda mirar y no hacer nada porque tiene una fiesta en la casa y no desea hacer escándalo. Realmente este padre es todo un cabron y la hija como disfruta de la polla de su padre.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*