Cuando termine la escuela y a lo largo de muchos años no tuve muy claro que hacer con mi vida, tenía todo y a la vez nada, no sentía la necesidad de dinero porque tuve la “suerte” de conocer a muchas mujeres que ponían todo a mis pies sin necesidad de pedirles a ellas nada de pasta. El hecho es que pasaron los años y ahora tengo 45 años y me di cuenta que algo que siempre mis novias me decían que adoraban de mi aparte de mi polla era los masajes que hacía. Un día se me ocurrió poner un aviso en los clasificados para probar suerte la mía cuando atendí la llamada y asistí a la casa de una posible clienta y la sorpresa cuando vi que era mi sobrina una linda guarrilla de apenas 18 añitos, Le hice un servicio más que especial, porque ese culo y coñito pequeño se lo merecían. esa tarde termina follando con mi sobrina y la bañe de leche. En realidad por fin encontré mi vocacion!!!

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*