Mi madre no sospecha hasta el momento que soy yo quien la reemplazo sexualmente cuando ella no se encuentra en la casa por temas laborales, y es que desde que cambio de compañía la enviaban muy lejos por semanas y mi padre y yo nos quedábamos totalmente solos en casa y fue así como todo empezó. Creo que ella nunca debió aceptar ese trabajo o quizás se sintió muy segura de mi o de mi padre pero al final, yo soy quien cuido de él,  soy su mujer y se cumplirle en la cama a él mientras ella no está. Hacemos vida de pareja dentro de la casa nos amamos y follamos interminablemente en la cama, sala y hasta en la bañera que es nuestro lugar favorito. Ella siempre llama incluso antes, durante o después de haber follado y es una sensación que nos da miedo pero al mismo tiempo nos causa placer el saber que lo prohibido tiene un precio es delicioso y quizás alguna vez lo pagaremos pero mientras siga follando con la polla de mi padre estaré contenta porque ese placer no lo cambiaría por nada en el mundo.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*