Amo la verga de mi padre pues cada noche me gusta visitarlo en su cama antes de dormir para saborear tremenda polla gorda donde la hija se mete la polla hasta la garganta. El viejo padre no se aguanta tanta tentación junta que deja su hija le chupe la polla hasta el fondo. Qué rica mamada y ese culito apretado de la hija hace que el padre se convierta en todo un animal y folle sin compasión ese lindo culito tierno de la hija.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*