Mi madre y yo llevamos casi 3 meses practicando el incesto familiar, ella fue la que me inicio en esto luego de confesarme las angustias que estaba pasando por el tema de su menopausia. Ella luego de muchas conversaciones había llegado a un acuerdo conmigo, quería solo darme una sola mamada y si yo descubría que me gusta pues bien lo seguiría haciendo pero si me desagradaba nunca más me tocaría el tema. Luego de pensarlo un poco estuve acuerdo y no saben lo sorprendido que quedé cuando ella me dio la mejor mamada que yo puedo haber recibido hasta la fecha por alguna zorra. Creo que esa fue la oportunidad en al cual me vine más rápido, la ahogue prácticamente con toda mi leche que salió disparada desde mis huevos, es que no pensé sentir tanto placer en tan poco tiempo que no me dio tiempo siquiera para avisarle. Así pasaron los días y semanas y ahora mi madre y yo dormimos juntos como una pareja común y corriente con la diferencia que ella y yo sabemos que este placer de saber que ella es mi madre y yo soy su hijo es mucho más que cualquier otro placer que algunas personas pueden sentir.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*