No era mi intención que lo que paso aquella tarde con mis abuelos nos llevara a ese mundo incestuoso de que todos hablan hoy en día. Había llegado de viaje al pueblo donde nací pero tenía curiosidad ir a visitar a mis abuelo que se encontraba en un pueblo más lejano. Llegue y encontré a mis abuelos en la colina y quise hacerles una broma mostrándoles lo que era un condón. Al inicio no tenían idea pero como que la situación se tornó cachonda a medida que les explicaba entre rosas lo que era y para que servía. Me sorprendí cuando note que mi abuela quería practicar la forma de poner el condón con la polla de mi abuelo, en ese momento le bajo los pantalones y saco la polla de mi abuelo. Me moje de ver pero me excite más de ver como crecía poco a poco y se ponía más tiesa cada vez. No lo pude evitar y termine haciéndome una paja tocándome mis pechos, mis abuelos estaban enfocados en el tema del condón, y yo no me aguante más y me anime a pedirle permiso a abuela para meterme la polla de mi abuelo en mi boca. Fue una experiencia deliciosa ver de nuevo a mis abuelos y compartir esta experiencia incestuosa con ellos.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*