La realidad de las cosas es que cuando ya tienes un matrimonio maduro hay cosas tan importantes como el sexo el cual ya no deseas practicar con la mujer con la que te casaste porque ya no te apetece comerte el mismo coño todo el tiempo. Esto fue punto de despegue para mi deseo por una mujer joven y diferente. Nuestra nieta llego y nos cayó muy bien a mí y a mi esposa. Sobre todo cuando nos dimos cuenta de que esta zorra tenía ganas de mudarse con los abuelos para tener su primera experiencia. La verdad nunca pensé que mi mujer me daría consentimiento para follar y mucho mas a otra mujer que sea de nuestra familia pero ahí estábamos los tres, ellas dos comiendo mi polla. Aquella vez fue la mejor experiencia sexual y realmente debo agradecerle a mi mujer por hacerme permitido follar en su delante a nuestra nieta.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*