Me llevaba muy bien con mi novia, creo que pudiésemos haber sido una pareja perfecta de no ser por su abuelo. Hace algunos meses me encontraba con ella en su casa disfrutando de una tarde romántica cuando de repente el abuelo de ella llegó y nos arruino todo. El abuelo quiso remediar esto enviándome a comprar algo para cenar los tres le dije que podíamos hacer delivery pero este se empeñó en que yo vaya personalmente nunca me imaginé que lo que él quería era quedarse con su nieta para que ellos acostumbrasen a hacer lo que siempre habían cuando estaban solos. Encontré a la puta de mi novia tirada de lado y su decrepito abuelo detrás haciéndola gritar, no me quedo más que sumarme a la escena porque sabía que yo también quería follarmela hace mucho tiempo, la muy puta no dijo más y me empezó a dar una buena mamada mientras el abuelo le seguía dando por el coño. Gozó como lo hacen las perras en celo y encima pidió que le tiráramos la leche encima de la cara y en los pechos. Ahora no sé nada de esa puta quizás sigue haciendo lo mismo con su abuelo pero con otro chaval.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*