Este chavalillo ha convertido a su zorrilla hermanita en su esclava sexual personal, pues él la trata como una zorrilla amarrándole los pies y las manos, pues ella también le gusta ser tratada de esa manera donde ella disfruta mucho de la pinga de su hermano, no se cansa de mamar pinga. El hermano le dará y le hace chillar tan duro que sabe que nadie ira a su rescata porque están solos en casa. Hermanita zorrilla le gusta ser la perra de su hermano.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*