No sé qué es que pasaba por la cabeza de mi hijo, el no valoraba todo el esfuerzo que vengo haciendo durante todo este tiempo para poder mantener nuestro hogar, es un vago y sin embargo yo lo mantengo aun cuando él ya es mayor de edad. Todos los días es lo mismo, pero la verdad es que si lo tengo aun en casa es porque no quiero quedarme sola, luego de enviudar no quise tener a ningún otro hombre al lado sino que a mi hijo únicamente pero además había un secreto y era que mi hijo ya era todo un hombre ya muchas veces lo había visto desnudo. Esa noche luego de una acalorada discusión me senté en el sillón de mi casa mientras que no me había percatado mi hijo se había desnudado dejándome ver ese enorme pedazo de carne que tenía entre las piernas. Pasaron miles de cosas en mi cabeza en ese momento y una de las últimas fue que quería tener un hombre nuevamente dentro de mi así sea mi hijo. Así que me metí esa polla a la boca y comencé a mamar la polla de mi hijo. Luego sentí como esa polla me habría todo el coño a medida que se introducía, era tanto el placer y el morbo de saber que estaba follando con mi hijo que moje todo el sillón. Luego en la cama todo el tiempo nos la pasamos diciendo la palabra madre e hijo eso nos ponía más cachondo. Me dejo el coño totalmente complacido y abierto también

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*