Siempre pensaba que mi madre ya no tenía ningún atractivo físico para mi padre por eso justificaba las acciones que mi padre tenía al tener otras mujeres fuera de casa, pero cuando cierta mañana me paseaba por nuestra cocina por la mañana muy temprano encontré a mi madre con un camisón y en un tanga que me dejo con la boca abierta. Se veía un mujer atractiva, en ese momento no pensé en que esa mujer de gran culo era mi madre solo le veía esa tanga provocadora que dejaba ver lo puta y cerda que podría ser mi madre. Me decidí a comprobarlo y luego de alguna insinuación ella y yo ya estábamos actuando como una pareja. Hombre y mujer sin pensar en anda más que en follar. Puse a mi madre de espaldas como lo que era, una perra decidida a follar con un falo duro como el mío, y la tomé y folle con todas mis ganas. Se sentía rico meter mi polla en ese agujero mojado por el que yo alguna vez había nacido. Mi padre hasta el momento no se entera que me follo a mi mama.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*