Me encontraba decepcionada, muy lastima sobre todo porque le celo mucho a mi novio en el amor que él me profesaba no tenía un lugar más donde ir que ir donde mi madre, que por cierto antes no tenía mucha confianza con mi madre desde que se metió en una relación con un hombre mucho menor que casi podría ser mi hermano. Pero igual en ese momento me olvide del rencor lo único que  deseaba era sentirme protegida y mi madre precisamente y su novio me atendieron en su casa, nunca sospeche que mi madre me sometiera a una práctica de la cual ya había escuchado; el incesto para mí era nuevo pero ambos me tomaron entre caricias me despojaron de mi ropa y cuando me di cuenta estaba follando con el novio de mi madre y lamiendo el coño, me sentía como si no fuera yo, pero a medida que esto sucedía me deje llevar por la circunstancias pero lo disfruté muchísimo tanto así que hasta ahora lo hemos vuelto a repetir.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*