Una noche de fiesta una madre mira con deseo al novio de su hija, pues ella le gusta follar con jóvenes y tener esas pollas duras en su coño. Ella no dejara escapar a este chaval donde ella lo cita  a su habitación donde el tipo no se aguanta y follar con dureza a su suegra. Qué buena follada y esa chupada de coño fenomenal y cuando el tipo saco toda su leche se fue y la madre vio que su hija estaba espiando y le dijo eres una PUTA!!  Historia que pasa muy a menudo.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*