Mi tía la mamona es ella, la cual desde que me pidió que me fuese a vivir con ella, fue mi tutora, y se proclamo como mi única patria potestad, a pesar de que ella y mi padres no tenían ningún problema, yo tampoco, lo único que me importaba era la calidad de vida que me daba, pero que podía esperar yo de una mujer que me daba todo sin pedir nada, una solterona como ella solo quería algo, un muchacho fuerte y con una polla joven el cual la deseara por mucho tiempo mientras ella envejecía. Nunca pensé pasar por esto pero ahora es parte de mi día a día, me siento un hombre poco feliz pero muy bien acomodado, y mi tía ella sí está completa, me dice que a pesar de no haberse casado nunca, ella es muy feliz conmigo, sobre todo cuando tenemos intimidad le gusta irse a mi polla y darle unas magistrales lamidas y mamada típicas de su época.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*