Luego de años de haber convido con mi tía, sobre todo de haber estado al lado de mi madre todo el tiempo nunca me imaginé que un día las encontraría totalmente desnudas y deseándose. Fue algo muy impactante para mí, ellas nunca se imaginaron tampoco que yo me presentaría de esa forma y descubriera su lado lésbico y sobre todo incestuoso, quede totalmente asombrado de ver a mi madre con las tetas al aire y a mi tía también, ambas mujeres mayores de edad mostrando su culos y deseando hacerse de todo con sus coños. Yo ingrese a la habitación y las vi en esa situación pero en vez de sorprenderse y taparse lo que hicieron me invitaron a pasar y disfrutar de su placer que ellas estaban  gozando. En un par de minutos me vi entre dos mujeres voluminosas de su cuerpos pero muy hambrientos de placer. Una era mi madre y la otra mi tía ambas pidiendo que me las folle y ambas metiendo mi polla en su bocas. Aquella tarde ambas recibieron mi leche y se peleaban por que no caiga ni una gota en el suelo.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*