Soy una mujer madura que aún conserva el deseo sexual intacto y es que dicen que la mujer puede envejecer pero su clítoris nunca siempre mantiene su elasticidad y su forma juvenil por eso una mujer adulta puede ser tan multi orgásmica como una cerdilla de 20. Para saciar mis deseos de follar tengo a mi sobrino, el cual sabe gracias a los comentarios de la familia que de  jovencita he sido una cerdita en la cama y con los novios pero mi deseo aún no ha cambiado ni disminuido pues con y su gruesa polla puedo satisfacer y prolongar mis orgasmos. Mi coño maduro aloja muy bien su ancha polla de manera que gozo muy bien porque igual siento que me llena el interior. Es un placer inmenso poder disfrutar con él, aunque siempre empezamos como si nunca nada entre nosotros hubiera ocurrido hasta que por fin me da la señal para abalanzarme sobre él y tomar su polla y metérmela en mi boca la mojarla con mi saliva y dejarme follar por él.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*