Mi pequeña hermanita de 18 añitos y tres semanas, está desesperada por probar una verdadera polla en su pequeño y virginal coño. Toda una delicia que causa muchas pajas pues con esa carita de angelical y ese pequeño cuerpecito que incita al pecado. Que rico conchita que esta para lamerlo todo el día y ese culito completamente cerradito esperando ser desflorado. Una delicia de guarrilla que provoca mil pajas seguidas al verla moviéndose en cuatro patas deseando que estés atrás para bombear su estrecho coñito.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*