Una tarde cualquiera una pareja de esposos están tomando en la cocina, y el licor estaba en un límite en donde cualquier cosa puede suceder. En eso tocan la puerta y es la hija, el padre le hace pasar y la hija le huele a licor, pero el padre cachondo comienza a tocar las tetas de su hija y a chuparlos. La hija tiene unas hermosa tetas naturales, pero lo que no sabe la hija es que su madre esta mirando todo y haciéndose un paja al ver como su esposo le come el coño a su hija, ella no aguanta más y entra y la hija al ver a su madre se asusta pensando que no estaba, pero el padre le dice que no se preocupe e igualmente la madre. Aquel día se armo un cachondo trió donde la esposa chupa las bolas mientras follan a su hija por el coño.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*