Me dijeron que podía escribirles una historia de sexo familiar llamada incesto pero desearía contarles lo que me sucedió aquella mañana en la pradera con mi mujer mientras ella y yo nos encontrábamos supuestamente solo ella sintió la necesidad de hacerme una paja rusa mientras lo hacía no nos habíamos dado cuenta que nuestra nieta menor pero que ya es mayor de edad nos observaba detrás de aquellos árboles frondosos mientras mi mujer me hacia aquella paja sensacional. Pues yo solo estaba cerrando mis ojos cuando de repente la cerda de mi mujer paso a unirse a la cerda de mi nieta la cual por el tipo de mamada y las sentadas que se dio aquella vez sobre mi polla note que no era ni la segunda o tercera vez que lo hacía sino muchas veces. Pues así de esa manera termino aquella historia

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*