Había llamado a mi nieto para que viera que estaba fallando en mi laptop últimamente, no tena idea de que podía haber sucedido, así que él se ofreció de buena manera a ingresar y revisar a ver que podía estar ocurriendo. Desagradable y vergonzosa fue mi sorpresa cuando me dijo que era a causa de unos virus instalados por descargar videos porno. No sabíaqué hacer, encendí nerviosa un cigarro y acepté que yo veía porno. Nunca esperé que mi nieto actuara de la siguiente manera. Él se me acerco y fue al sillón en donde me encontraba avergonzada y saco su enorme verga y me dijo: venga abuela vamos a echarnos un polvo como sale en esas páginas, al ver esa polla erecta como un fierro no pude evitarlo más, me la metí a la boca como en mis tiempos sabía hacerlo, con mucha saliva y sobre todo jugueteando con la lengua y vi como estaba poniendo cada vez más dura esa polla que parecía reventar, le pedí a mi nieto que por favor, este secreto no lo contara a nadie, al poco rato me tenía sobre la mesa removiendo las entrañas de mi coño marchito pero que gracias a esa polla robusta había cobrado vida. No podía creer lo húmeda que me encontraba, hace años que no me corría así. Me dolía el coño como si fuera una adolescente. Mi nieto me trato tan bien mientras me follaba que ahora cada cierto tiempo viene a revisar si hay algún virus en mi laptop para eliminarlos otra vez.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*