Soy un hombre viudo que quedo a cargo de sus hijas desde hace muchos años, pero preferí estar solo por respeto a mi mujer fallecida y a mi hija por amor, pero debo confesar con esta historia que ya desde hace mucho tiempo no aguanto las ganas de estar con una mujer y más aún ahora que mi hija ha crecido y es toda una mujer me masturbo mucho pensando en que quizás algún día podría follar con ella. Felizmente mi hija ha empezado  verse muy seguido con su prima con la cual organiza pijamadas y se queda a dormir en casa. Está a sido mi mejor oferta para no pecar directamente con mi hija sino con mi sobrina que está un poco mejor que mi hija como para follar. Unan de esas noches la hice mia, luego de que ambas se fueron a descansar ingrese a la habitación de mi sobrina y estaba solo con camisón, luego de algunos forcejeos y negaciones de su parte pude hacerla mis meter mis dedos en ese coño juvenil que lubricaba mucho, ella no se negó luego de darle unas mamadas  sentarse sobre mi polla erecta y empezar a mover las caderas. Lo mejor vino cuando me pidió follar por el culo para no quedar embarazada. Al final tuve que darle una buena advertencia de que no contara nada a mi hija ni a nadie del sucedido.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*