Nunca estuve de acuerdo que mi padre se casara de nuevo, pero esta vez le agradezco eternamente al traer esta belleza mujer como mi nueva mamá, ella es muy joven y tiene un gran cuerpazo que hace suspirar a cualquiera. Ella le gusta tener la casa limpia y cada vez que hace eso me gusta mirar el gran culazo de mi madrastra, y siempre termino corriéndome la paja en el baño, pero esta vez ella me pillo con la polla afuera. Al principio me dio vergüenza pero ella me hablo con mucha confianza y de repente ya tenía su boca lamiendo mis bolas y pollas. Aquel día mi dulce y culona madrastra me saco toda la leche y ahora mi papá la folla de noche y yo la follo de día.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*