Este tipo está obsesionado con su hijastra una pequeña guarrilla de 18 añitos, totalmente tierna que su coño huele a flores, pues el agarro su braga sucia y comenzó a olerlo y se fue a la habitación de su hijastra que dormía en un postura que te pone la pinga bien dura. La zorra también quiere la pinga de su nuevo papa, ya que accedió a entregar su tierno coño rápidamente.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*