No se sabe si la hija lo hizo a propósito o dejo la puerta sin saber que su padre estaba por ahí. La guarrilla se compro un enorme consolador para su juguetón coño, pues esta guarrilla esta masturbándose con el consolador y el padre al escuchar cierto gemidos y al dirigirse a la habitación de su hija la mira como se masturba y tiene un gran erección al momento, la zorra hija invita a su padre para que pruebe su coño caliente y mojado. Qué buena comida de coño.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*