Luego de tanta insistencia, logré que mi hijastra accediera a mis insinuaciones, en vista que mis relaciones sexuales con su madre no iban del todo bien y he necesitado de una mujer con quien satisfacer esas ansias. Por mucho tiempo trate de solucionar esos problemas con mi mujer pero ella no ha accedido a mis reclamos, en cambio mi hijastra que es una guarrilla descuidada de sus vida y desenfadada en todo sentido se percató de esto. Poco a poco mi hijastra ha dejado que yo entre más en confianza con ella y así poderla hacer mi mujer. Pero nunca pensé que mi hijastra sería tan puta a su edad, me salió igual a la madre, pero más joven y más tierna y dócil en la cama. No fue tan difícil terminar de convencerla cuando le mostré mi polla grande, la muy puta me miro e inmediatamente supo qué hacer con mi polla. Se la llevo directamente a su boca y luego de haberla mamado bien me dio a probar su coño que ya estaba muy estrenado que digamos. Lo que no me espere fue que me pidiera taladrarle el culo, primero con mucho dolor pero algo así hay que provecharlo para luego tirar toda mi leche sobre su lengua. Ahora y no necesito de mi mujer si tengo a mi hijastra.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*