Padre se aprovecha todas las mañanas de su inocente hija de 18 añitos, todo el día acosa a su hija tocándole sus tetas y culito, pues ella tímidamente se deja tocar por su padre hasta que una mañana el padre puso su polla en su coño estrecho. La hija solo se dejo follar por su padre por temor, pero al pasar el tiempo le comenzó a gustar la polla dura de su padre en su pequeño coño.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

1 Comment