Son estas las historias que muchos desearían pasar pero en realidad pocos pueden disfrutar y es que hacer el amor o follar con una mujer que sea un familiar tuyo es casi improbable pero de ser posible son casi nulas las posibilidades de que estas sean con tu hija o de ser el caso con tu madre, por lo general, siempre suelen follar entre hermanos y primos, es lo que se acostumbra en el mundo del incesto pero tomar una decisión de tener el coraje en follar con un persona mayor o mucho menor a uno eso es tener suficientemente huevos como este tío que no se imagino que una mañana cualquiera su única hija seria la que le llenase los cojones con tal declaración de amor mostrándole primero su cuerpo acostada sobre la hierba. Sin muchas palabras aquella mañana tanto hija como padre supieron en realidad que era lo que ellos sentían en común y eran las enormes ganas de follar cada vez que se les diese la puta gana de hacerlo.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*