Padre se escondió debajo de la cama para poder espiar a su linda hija, en donde ella se dio cuenta y recrimino a su padre porque estaba ahí. El padre le hijo que es su casa y el podía estar donde quiera, pero la hija le seguía diciendo porque, así que el padre se acerca y comienza a tocar las pequeñas tetas de su hija, la zorrilla accedió a los deseos sexuales de su padre. Esa noche de silencio el padre follo como nunca a su golfa hija y se corrió toda la leche en toda la carita de su hija.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*