A media noche cuando la esposa está durmiendo, este pervertido padre entra a la habitación de su hija completamente desnudo, en donde la simpática hija tiene abrazado a su oso pero con una mirada picara sabiendo lo que va a pasar, pues el padre comienza a tocar el coño de su hija y metiéndole dedo haciendo que se moje toda, pues la hija se corrió rápidamente y se sentó en la cama para darle una buena mamada de polla, esa noche el padre se fue hasta sacar la última gota de lefa de sus bolas.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

7 Comments